Nuestros Voluntarios Telefónica Movistar aportaron talleres digitales en Nuquí




Los pasados 17,18 y 19 de mayo, tres de nuestras Voluntarias Telefónica Movistar emprendieron un viaje hacia Chocó para formar parte de la iniciativa de voluntariado corporativo Vamos Colombia, de FUNDACIÓN ANDI; que en esta oportunidad se desarrolló en Nuquí.  En compañía de las fuerzas militares del país, Alejandra Salazar, Madoly Rúa y Katerin Montaño viajaron desde Bogotá para compartir nuestras actividades de apropiación digital y emprendimiento con los habitantes de Termales y Asurí, dos corregimientos del municipio.

El viaje comenzó en el Aeropuerto Militar de Catam en Bogotá donde tomaron un vuelo hacia el lugar de destino, allí aterrizaron y empezaron un recorrido de 45 minutos en lancha hacia Termales, un corregimiento dedicado al turismo ecológico, donde fueron recibidas por los habitantes del lugar y quienes les habían preparado una bienvenida.

Las tres fueron acogidas por una de las familias residentes que les ofreció hospedaje y alimentación durante su estadía, sus anfitriones les enseñaron a nuestras voluntarias cómo en su corregimiento cuidan la naturaleza, que para ellos es su sustento y hogar.

Desde el primer día, tanto ellas como voluntarios de otras entidades, se sintieron como en casa. Viajaron a Nuquí para llevar diferentes jornadas que impactaran de manera positiva a las comunidades. Desde la Fundación Telefónica Movistar aportaron una experiencia digital para los nuquiseños gracias a las gafas de realidad virtual, los dibujos y la aplicación de realidad aumentada, los más pequeños y padres disfrutaron de una actividad completamente nueva para ellos y que los acercó a la tecnología de forma diferente.

Según Alejandra Salazar, Profesional de Planeación de Fundación Telefónica: “La comunidad estaba feliz, decían que esta experiencia era como magia, nunca habían visto algo así. Ese es nuestro propósito desde Fundación Telefónica, regalar experiencias y acercar a la gente a lo digital”.

En el segundo día de su estadía viajaron al corregimiento de Asurí. Allí, a diferencia de Termales, no se dedican al turismo-. Es una población con más necesidades que se hacen evidentes en el estado de salud de los niños y niñas de esta comunidad. En Asurí, además de la actividad de realidad virtual, nuestras voluntarias realizaron un taller de emprendimiento con los jóvenes del lugar, con el fin de ayudarlos a innovar disruptivamente sus negocios.

Para ellos fue un ejercicio diferente, en el que haciendo uso de los dispositivos que les brindaron para el ejercicio, se hizo un reconocimiento de las necesidades más apremiantes del municipio y se les enseñó cómo con ayuda de la tecnología ellos mismos pueden aportar soluciones a estas problemáticas, ya fueran de infraestructura o sociales.

Para Katerin, Alejandra y Madoly lo más gratificante de esta experiencia fue ver la alegría de los más pequeños, el talento de estas comunidades para la música, el deporte; y su amor por la naturaleza, a pesar de las adversidades a las que se enfrentan.